No se deja marear por el éxito.

GLENDALE, Arizona — Alexei Ramírez no se duerme en los laureles, ni deja que los millones y los elogios le den vuelta en su cabeza.

Tras una magnífica tercera temporada, el estelar torpedero cubano de los Medias Blancas de Chicago pasó el receso de temporada en Miami entre la familia y los ejercicios.

Antes de una práctica con el equipo, Ramírez dijo a la AP que su regla es “hacer las cosas como deben hacerse”.

“El objetivo es jugar fuerte día a día los 162 partidos de la temporada”, manifestó. “Dar el máximo de capacidad para tener un buen resultado para uno y el equipo”.

Esa filosofía de trabajo le ha dado frutos al cubano, quien hoy por hoy es uno de los torpederos más completos de las Grandes Ligas.

Chicago le dio un nuevo contrato al cubano en diciembre por 32,5 millones de dólares que lo liga hasta 2015 y con una opción multimillonaria para 2016. Este paso se dio luego de que el campocorto de 29 años obtuvo 2,75 millones como parte de la opción que ejerció Chicago para mantenerlo en 2011.

Un contrato que se derivó tras una campaña formidable en 2010.

Bateó para .282 con 18 jonrones y 70 carreras producidas en 156 partidos, convirtiéndose en el primer campocorto en la historia de los Medias Blancas en ganar el Bate de Plata. Encabezó a los torpederos de la Liga Americana en promedio de bateo, porcentaje de slugging (.431), cuadrangulares y bases totales (252), y se ubicó segundo en remolcadas.

En tres temporadas con Chicago, el jugador de Pinar del Río ha bateado .283 con 54 jonrones y 215 producidas.

“Alexei ha tenido un año espectacular y ya la gente le está dando el respeto que se merece”, comentó a la AP el manager de los Medias Blancas, el venezolano Ozzie Guillén. “Ya la gente sabe qué tipo de pelotero es”.

El jardinero puertorriqueño Alex Ríos coincide, al señalarlo “mejor torpedero que hay ahora mismo en las Grandes Ligas”.

“El lo puede hacer todo: batea para poder, correr”, añadió.

El coach de banco Joey Cora dijo que “esperemos que mejore un poquito más todavía de lo que ha hecho”.

“Este es apenas su cuarto año”, anotó Cora. “La gente cree que lleva muchísimos años aquí”.

El receptor reserva Ramón Castro resalta que Ramírez no habla mucho inglés.

En cambio, “todo lo demuestra con todas las habilidades que tiene”, destacó. “Es un muchacho muy talentoso… No hay mucho que decir de él”.

En el camerino, Ramírez se entretiene jugando damas con su iPad.

En plena ola de su carrera, el cubano expresa su admiración por el veterano mago del campocorto Omar Vizquel, quien regresa por segundo año a Chicago para suplir el trabajo del campo interior. El venezolano se apresta a jugar su 23ra temporada en las Grandes Ligas.

Vizquel, Ozzie Smith y el cubano Rey Ordóñez son los modelos a seguir para Ramírez.

También le da sus consejos al venezolano Eduardo Escobar, uno de los torpederos promesas de la organización que cumple su segundo año en los campos de entrenamientos.

Ramírez se describe como alguien apacible: “Soy una persona que me dejo querer, no importa quien sea y el idioma que hable”.

 

Fuente: mlb

 

~ by eneascod on 27 February, 2011.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: