Los Castro ‘perdonan’ a Cepeda.

La saga que provocó la suspensión y posterior regreso de Frederich Cepeda, el capitán y uno de los más emblemáticos peloteros de la selección cubana de béisbol, implicó a las más altas autori- dades de la isla.

Cepeda, quien juega para los conjuntos de Santi Spíritus, fue restituido a su plan- tel en la Serie Nacional esta semana tras una reunión privada con Fidel, Raúl y Antonio Castro.

“Aquí estos señores aparecen como siempre: como ‘perdonavidas’ ”, expresó un agente de peloteros en Miami que conoce del caso y que prefirió no dar su nombre. “Ahora crean un sentimiento de dependencia de Cepeda hacia ellos, de cierta manera, lo tienen en sus manos”.

La historia comenzó en octubre tras un partido del Premundial y PrePanamericano, cuando Cepeda y el lanzador ya retirado, Pedro Luis Lazo, se reunieron en el hotel en que se alojaba la delegación con Maels Rodríguez, ex-jugador cubano radicado en Miami y originario de Sancti Spíritus. Después del encuentro, Cepeda fue increpado por el mánager del equipo, Eduardo Martin, e Higinio Vélez, presidente de la Federación Cubana de Béisbol, quienes lo acusaron de contrarrevolucionario y traidor. Esto generó un agresivo intercambio de palabras y al retorno a la isla, Vélez lo expulsó del béisbol activo, situación por la cual Cepeda no asistió días después a la Copa Intercontinental en Taipei, ni integró el plantel de Sancti Spíritus en la Serie Nacional.

Rodríguez, una leyenda en la isla por su velocidad cuando actuaba en Series Nacionales y también de Santi Spíritus, no negó ni reconoció su participación en el caso, pero dejó entrever que los encuentros entre peloteros del exilio y de la isla son frecuentes en los eventos jugador cubano radicado en Miami y originario de Sancti Spíritus. Después del encuentro, Cepeda fue increpado por el mánager del equipo, Eduardo Martin, e Higinio Vélez, presi- dente de la Federación Cubana de Béisbol, quienes lo acusaron de contra- rrevolucionario y traidor. Esto generó un agresivo intercambio de palabras y al retorno a la isla, Vélez lo expulsó del béisbol activo, situación por la cual Cepeda no asistió días después a la Copa Intercontinental en Taipei, ni integró el plantel de Sancti Spíritus en la Serie Nacional.

Rodríguez, una leyenda en la isla por su velocidad cuando actuaba en Series Nacionales y también de Santi Spíritus, no negó ni reconoció su participa- ción en el caso, pero dejó entrever que los encuentros entre peloteros del exilio y de la isla son frecuentes en los eventos internacionales.

“Que en Cuba digan lo que ellos quieran”, expresó Rodríguez, quien posee el récord de ponches para una temporada en la pelota antillana con 263 y lanzó el primer juego perfecto en Series Nacionales. “A través de Facebook y Twitter, los peloteros intercambian mensajes. Se felicitan, se apoyan. Eso no lo para nadie”.

El caso tomó repercusión nacional, considerando que el capitán del equipo Cuba tiene una intachable carrera deportiva. El viernes 19 de noviembre pasado Cepeda se reunió con Fidel, Raúl y Antonio Castro para analizar su situación, confirmaron a El Nuevo Herald fuentes de la Federación Cubana de Béisbol.

La postura de Higinio era que se aplicara la suspensión definitiva y se actuara con el mayor rigor “revolucionario”, pero los jerarcas del régimen decidieron indultar a Cepeda y reintegrarlo a su equipo de Sancti Spíritus.

Fuentes cercanas a la historia revelaron que Antonio Castro “estuvo metido hasta los huesos para salvar a Cepeda, porque consideraba que Higinio cometió una gran injusticia”.

Higinio ha sido criticado en forma reiterada por jugadores, dirigentes y el propio Antonio Castro, por su intransigencia, mal trato y políticas erradas, situación que ha llevado a la isla a perder casi la totalidad de los eventos internacionales y experimentar durante su mandato la peor fuga de peloteros. Higinio Vélez encabeza, para muchos en la isla, la “etapa negra de la pelota cubana”.

“El es uno de los culpables de que el béisbol cubano haya decaído en los últimos tiempos”, expresó Yadel Martí, ex lanzador del equipo Cuba, quien se prepara para luchar por un puesto en las Grandes Ligas. “No trata a los peloteros con respeto. Al menos yo lo sentí de esa manera”.

Más allá de lo sucedido, el supuesto maltrato a Cepeda generó en la opinión pública cubana una reacción nunca antes vista, porque la mayoría de la población cuestionó los motivos –nunca hecho públicos– que llevaron a su suspensión. No es la primera vez que peloteros son sancionados por una supuesta relación con el exilio o “enemigos”, como le sucedió al ex estelar Pedro José Rodríguez a principio de los 80, quien fue suspendido largo tiempo por “tenencia ilegal de divisas [dólares]”.

“En el pasado, cuando ocurrían cosas así contra peloteros, la gente se preguntaba el por qué, pero no pasaba nada”, indicó otra fuente deportiva desde La Habana. “Ahora ha sido distinto, la gente protestaba en las peñas deportivas, en las esquinas. Quieren saber la verdad”.

 

Fuente: El Nuevo Herald (Jorge Ebro y Uziel Gomez)


~ by eneascod on 27 November, 2010.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: