Ha sido todo un “fenómeno”.

DENVER – Los fanáticos dicen “ooooh”. Los oponentes y los compañeros se ven maravillados, mientras que Aroldis Chapman no hace mucho caso.

El cubano ha sido la sensación de los estados en Cincinnati, San Luis y Denver desde que subió a Grandes Ligas el 31 de agosto.

“Es emocionante para el equipo y emocionante para el béisbol”, dijo el jardinero de los Rojos, Jonny Gomes.

A pesar de hacer apenas cuatro presentaciones en la Gran Carpa hasta ahora, el zurdo de 22 años de edad ha cumplido con las expectativas como todo un “fenómeno” al llegar con frecuencia a las 100 millas por hora en el radar.

Chapman llegó a 103.9 millas por hora en su segundo partido, contra los Cerveceros y Jonathan Lucroy. Según la tecnología pitch/fix de MLB.com, fue el lanzamiento más rápido en Grandes Ligas desde que Joel Zumaya de los Tigres llegó a 104.8 en octubre del 2006. Cuando el cubano le pasó a Troy Tulowitzki de los Rockies el lunes, se escucharon los gruñidos de 40,000 espectadores en el Coors Field.

De los 50 lanzamientos que ha hecho Chapman en las mayores, 29 han sido de 100 millas por hora o más en el radar.

“Cuando estoy pitchando y escucho el público y hacen mucho ruido, sé que ha pasado algo”, dijo Chapman. “Se que se hizo un buen pitcheo con buena velocidad. En realidad no le hago mucho caso al radar. Sí miro pero no tanto.”

Firmado a un contrato de US$30.25 millones en enero para que fuera lanzador abridor, el futuro de Chapman a corto plazo es como relevista.

Con los Rojos tratando de asegurar la División Central de la Liga Nacional-aventajan a los Cardenales por seis juegos ahora mismo-Chapman pondrá de su parte en los innings cruciales. Forma parte de un bullpen que incluye a Arthur Rhodes, Logan Ondrusek y Nick Masset, quienes le preparan el escenario al cerrador dominicano Francisco Cordero.

“Parece que el juego se acorta cada vez más en los últimos innings”, dijo Cordero. “Alguien me preguntó si es divertido verlo lanzar a 104 millas por hora. Es divertido si él pertenece a tu equipo. No lo es si eres del equipo contrario. Es increíble.”

Cordero sabe algo acerca de la velocidad. Al principio de su carrera alcanzaba las 101 millas por hora con su recta.

“Es mejor todavía cuando lo ves tirando no sólo a 100, sino a 104”, dijo el quisqueyano. “Ahora sé lo que decía la gente cuando estaba lanzando yo en Doble-A.”

Pero Cordero no tiene que preocuparse por la posibilidad de que Chapman le quite su rol.

“Tenemos muy buen cerrador ahora mismo”, dijo el manager de los Rojos, Dusty Baker.

Por fin Chapman permitió sus primeros hits en Grandes Ligas-dos de ellos fueron dentro del cuadro. También concedió una carrera inmerecida, más dos corredores heredados que anotaron. Era inevitable.

Diferente a la mayoría de los ligamayoristas que han tenido que esperar mucho tiempo para lanzar en postemporada, lo más probable es que lo haga Chapman a apenas 14 meses de desertar de Cuba.

Criándose en la isla, no veía el béisbol de Grandes Ligas en televisión. Su primer juego como espectador fue en el Yankee Stadium en la Serie Mundial del 2009.

“Me gustó mucho”, dijo Chapman. “Aprendí mucho de lo que vi.”

Es una experiencia que, si todo va como lo tiene planeado Cincinnati, se convertirá en realidad como protagonista en los Rojos este mismo año.

“Sé lo que es importante para Cincinnati ahora mismo”, dijo Chapman. “Es importante que sigamos haciendo lo que venimos haciendo.”

Fuente: mlb

~ by eneascod on 7 September, 2010.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: