Futuras consecuencias de nuestro actual espejismo.

Mucho se ha hablado de la finalidad y el mérito que tienen los recientes y tan comunes topes de la selección nacional cubana con escuadras de menor nivel, a saber: La Semana Beisbolera de Harlem en Holanda, el Mundial Universitario de Japón y hasta la misma copa IBAF recientemente celebrada en Europa.

Antes de expresar mi punto de vista he de decir que considero a nuestro elenco principal con la suficiente calidad para competir al más alto nivel que pueda existir, no soy de los que desmeritan las posibilidades de nuestras principales figuras o establecen diferencias de calidad en base a subjetivas definiciones de profesionalismo o deporte amateur, ya a esta altura todos sabemos que en Cuba, por razones más que obvias, tales definiciones no conllevan la connotación cualitativa de otros hemisferios.

Bien, expuesto lo anterior comenzare con el tema. En lo personal, veo contraproducente el enfrentamiento entre nuestro seleccionado tricolor y los equipos que recientemente nos han querido pintar como “fuertes” y “competitivos”, y lo estoy tomando no desde la perspectiva de una equitativa competencia, para nada, es simplemente que me preocupa grandemente el deterioro acelerado que este tipo de choques puede provocar en la potencialidad de nuestras figuras.

Me explico, tomare de ejemplo los recién finalizados torneos, el de Holanda y el de Japón; ¿alguien de verdad cree que ese tipo de eventos posee un nivel competitivo más allá del esperado según su definición? Es lógico que en el mundial universitario encontraremos jugadores aún en pañales con múltiples carencias y defectos técnicos, claro, son muchachos aun en formación, algunos de ellos con buen futuro pero con un largo camino por delante, y así debe ser pues son precisamente este tipo de competiciones las que contribuyen al crecimiento profesional de un atleta (por eso se hacen), ellos como es lógico se están beneficiando y adquiriendo una experiencia fundamental, por decirlo de otra manera: se encuentran en la etapa apropiada a su desarrollo profesional.

Con respecto al torneo de Holanda, con excepción del país anfitrión, nos topamos con una serie de selecciones de muy baja calidad pues ni remotamente las principales potencias se deciden a confeccionar una selección clase A, ni siquiera B.

Ahora, del otro lado de la moneda tenemos a nuestros directivos enviando selecciones  elites en todo el sentido de la palabra, y no creo que nadie en este punto tenga objeciones que hacerme pues en este mismo blog están detalladas cada una de las plantillas participantes en los mencionados eventos y la verdad que, salvo una que otra atorrancia, le meten miedo a cualquiera. Es evidente que la finalidad no es otra que retornar con el oro y eso estuviera bien si no fuera un burdo espejismo porque por simple lógica nadie puede deducir que recobramos el sitial cedido (solo Higinio Vélez y compañía, pero ya a ellos nadie les para bola; en cualquier otra parte del mundo estarían recluidos en una institución de salud mental), de echo la inmensa mayoría lo ve como una burla a la trayectoria y la reputación del beisbol cubano y por supuesto como un insulto a la inteligencia del cubano, conocedor de beisbol por definición.

Pero volviendo al asunto, la principal preocupación que me surge de lo antes mencionado es: ¿Qué vamos a hacer cuando retornemos a un torneo realmente de calidad como el venidero Clásico si durante todo el ciclo olímpico no las hemos pasado jugando con Sri. Lanka, trabajadores industriales de Japón y selecciones F de Korea? Yo no quiero estar dependiendo de un milagro de Despaigne o Peraza siempre, ni comiéndome 18 ceros consecutivos frente a nadie.

En una entrevista que le realizaran a Aledmis Días recientemente, este comentó que habían tenido en Japón una preparación “muy buena” con 4 selecciones: 2 de centros de trabajo y 2 de la Universidad de Chiu. ¡¡¡Señores!!!…. ¿qué hacen jugadores de la trayectoria de Despaigne, Céspedes, Olivera, etc., rebajados a semejante nivel? ¡¡¿ Universidad de Chiu?!! ¡¡¿ Encima 2 selecciones?!! ¡¡¿Jugadores de centros laborales?!! ¿Qué coño es eso? Disculpen la cantidad de signos y exclamaciones más allá de la utilidad ortográfica, pero mi indignación es difícil de transmitir. Resulta tan evidente…es nuestra propia “mafia estatal” la que se está cagando en nuestro nivel competitivo y la reputación de nuestro deporte por el simple hecho de querer venderle al mundo y a nuestro pueblo el espejismo absurdo que ni ellos mismos se creen ya.

Yo habría visto muy positivo enviar a ese tipo de competencias a jugadores en formación, muchachos de la liga de desarrollo y figuras en despunte para que vayan tomando confianza y roce internacional, además de ir evaluando como se desempeñan en diferentes niveles e ir trabajando desde ya con más visión con ellos, de hecho incluiría a algunos noveles que comienzan en nuestras series nacionales. Lo que sucede es que todo el mundo esta anuente de lo que sucedería si actuáramos de dicha manera, tal como indica la lógica y el sentido común: deserta medio equipo y entonces a lidiar con la imagen internacional (como si el mundo a esta altura estuviera ciego).

No quiero decir con este escrito que deje de alegrarme con cada triunfo de cualquier selección de nuestro país, soy cubano y lo contrario sería imposible, de hecho aún se me eriza la piel al ver el jonrón de Alfredito, pero señores, viendo las cosas de forma más fría y objetiva, pienso que por la salud y el futuro de nuestro beisbol, deberían establecerse categorías más exclusivas. Nosotros somos una de las mayores potencias beisboleras, no puede ser que cada torneíto de quimbumbia que se celebre en el planeta sea una excusa para conformar un trabuco. En el proceso nos escautea hasta Islas Fiji y a la vez condenamos a nuestros ídolos a la mediocridad, nosotros mismos les estamos fijando el estándar al que deben medirse y les mellamos tanto psicológica como técnicamente.

Debemos cambiar esa mentalidad no solo por respeto a nuestra gloriosa historia sino por la evidente debacle que traerá consigo.

¿Se imaginan a Joe Mauher, Kendry Morales, Cebatia, Pujols etc, jugando a cada rato con los “Metalúrgicos” de la calle Fokodama en Japón (nombre ficticio con fines sarcásticos) o enfrentándose a la temible rotación de Sri. Lanka (esta si es real)?

No es muy difícil deducir lo que paulatinamente ocurriría: cuando retornen a enfrentar equipos de calidad similar presentarían un déficit obvio y esperable por la enorme diferencia de calidad y la falta de constancia competitiva a un verdadero nivel.

Esto es precisamente lo que le ocurrirá a nuestros jugadores si los anormales dirigentes que tenemos continúan priorizando lo absurdo al deporte por la simple fantasía que inútilmente intentan venderle al pueblo, y no digo al mundo porque dicho intento ya resulta más un chiste que otra cosa.

Si aunado a todo lo dicho sumamos los desaciertos técnicos de los últimos tiempos, las enormes injusticias en nuestras preselecciones que ya no sorprenden a nadie, las lógicas deserciones producto de la falta de estimulación y reconocimiento al atleta, las necesidades económicas que evidentemente empujan a nuestros jugadores a definir cada viaje como una oportunidad económica alejándolo de la concentración deportiva y las mezcolanzas político-deportivas imposibles de disolver al presente, tenemos un escenario muy poco alentador para nuestro beisbol; yo aun así estoy a la expectativa de un cambio radical que revolucione y mueva las cosas de su orbita, pero cuando este llegue, tal vez el deporte deba quedar en segundo plano por un tiempo.

Por: Alfredo Vázquez (mizuno150)

~ by eneascod on 27 August, 2010.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: